COVID-19 (Coronavirus) – Infecciones respiratorias

Información y consejos preventivos

Dr. Jorge San Juan

Dr. Jorge A. San Juan
Médico Infectólogo
Subdirector Médico de Alcla/Clínica de Rehabilitación Integral

En la actualidad nos encontramos ante un brote de enfermedad respiratoria causada por un nuevo virus (Coronavirus), cuyo origen comenzó en la Ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China.

En este comienzo el vínculo del contagio tuvo lugar en un mercado de venta de mariscos y animales vivos (mercado húmedo), ubicado en la ciudad de Wuhan, China; confirmándose la transmisión del virus de animal a humano para luego, al identificarse el aumento de pacientes que no tenían relación con el mercado, se confirmara la infección de humano a humano.

El 30 de enero de 2020 se declara la “EMERGENCIA DE SALUD PÚBLICA INTERNACIONAL”, implicando esto que todas las naciones del mundo deben prepararse para recibir probables personas infectadas, como así también el seguimiento, aislamiento y tratamiento de dichos casos.

El origen de este Coronavirus proviene de los murciélagos, sin saber hasta el momento, cuál es el animal intermediario que lo transmitió al humano.

En un principio, a este nuevo virus se lo denominó 2019-nCoV (2019-nuevo coronavirus) y luego, por la similitud con el Coronavirus (2002-2003) llamado SARS-CoV, se lo designó como SARS CoV 2.

El 11 de febrero de 2020 la OMS denominó definitivamente a este virus: COVID -19 (enfermedad por coronavirus – 2019).

El COVID -19 comenzó a propagarse dentro de China a través del contagio de persona a persona, generando miles de casos y consecuentemente fuera de China.

Síntomas de la enfermedad

El cuadro clínico puede incluir un espectro de signos y síntomas con presentaciones leves como: fiebre y tos seca, dolor de garganta, dolor de oídos, malestar general, diarrea, asociados o no a síntomas graves como dificultad respiratoria y taquipnea (respiración acelerada), manteniendo una propagación sostenida de persona a persona, incluso entre los trabajadores de la salud que atienden a pacientes enfermos de COVID-19.

Fiebre
Tos
Malestar general
Goteo nasal
Dolor de oídos
Dificultad respiratoria

Consejos para el transporte internacional

En relación a la circulación de pasajeros al ingreso a nuestro país, se recomienda como principal estrategia, la detección temprana y control de pacientes con posibilidad de presentar una enfermedad respiratoria aguda, incluyendo la concientización acerca de la importancia de las medidas de prevención y los síntomas ante los cuales se debe solicitar atención. Por tal motivo, se recomienda:

  • En el caso de personas que viajan y desarrollan síntomas respiratorios agudos, antes, durante o después del viaje, que soliciten atención médica y expliquen el trayecto que han realizado, especialmente aquellos casos que provengan de zonas con circulación del virus.
  • La OMS recomienda aplicar medidas para limitar el riesgo de exportación o importación del virus, sin por ello restringir innecesariamente el transporte internacional.
  • Promover prácticas saludables generales para prevenir infecciones respiratorias durante los viajes, como una adecuada y frecuente higiene de manos así como cubrir la nariz y boca con el pliegue interno del codo al toser o estornudar.
  • Evitar viajes hacia aquellas zonas donde está circulando el virus, especialmente aquellas personas que por las siguientes condiciones de salud, representan grupos de riesgo:
    • Inmunodeprimidos.
    • Que estén cursando tratamientos con corticoides.
    • Mayores de 65 años.
    • Que presenten enfermedades preexistentes tales como: EPOC, insuficiencia renal crónica y diabetes.

Consejos generales orientados para la prevención de infecciones respiratorias

Las siguientes medidas deben ser adoptadas como prácticas generales para prevenir la transmisión de todo tipo de infecciones respiratorias tales como GRIPE, CORONAVIRUS, entre otros, que se transmiten por gotas de saliva al hablar, toser y estornudar, y que contaminan superficies y objetos en un área de circunferencia de aproximadamente  dos metros;

  • Una adecuada frecuencia en la higiene de manos, a través del lavado con agua y jabón, o con soluciones a base de alcohol (Ej.: alcohol en gel) – Ver técnicas correctas más abajo.
  • Una adecuada higiene respiratoria para evitar la diseminación de secreciones, especialmente en aquellas personas que presentan síntomas de una infección respiratoria como resfríos o gripe. Se recomienda:
    • Al toser o estornudar, cubrirse la nariz y la boca con el pliegue interno del codo o usar un pañuelo descartable, desechando el mismo en el cesto más cercano y limpiando luego las manos.
  • Una eficiente desinfección de superficies y objetos, siendo su contaminación una de las vías más frecuentes de contagio de las infecciones respiratorias.

Es importante también realizar con regularidad la ventilación de ambientes cerrados, especialmente en período invernal o de baja temperatura, para permitir el recambio de aire.

Cómo lavarse las manos

Duración de todo el procedimiento: 30 segundos.

Mójese las manos con agua. Deposite en la palma de la mano una cantidad de jabón suficiente para cubrir todas las superficies.

Frótese las palmas de las manos entre sí.

Frótese la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos, y viceversa.

Frótese las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.

Frótese el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos.

Frótese con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo, atrapándolo con la palma de la mano derecha y viceversa.

Frótese la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa.

Enjuáguese las manos con agua.

Séquese con una toalla de papel desechable. Utilice la toalla de papel para cerrar el grifo.